InicioNegocios y Finanzas¿Estuvieron siempre en conflicto el Reino Unido y España?

¿Estuvieron siempre en conflicto el Reino Unido y España?

El Reino Unido y España tienen una larga historia de conflictos. Los dos países lucharon entre sí en la Guerra de la Oreja de Jenkins, la Guerra de los Siete Años y la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, también lucharon juntos contra Francia en ambas guerras mundiales.

Este artículo explora la compleja relación entre estas naciones europeas a través de su historia común: desde disputas por los derechos de pesca hasta guerras por la soberanía de Gibraltar, pasando por todo lo demás.

 Desde finales del siglo XVI hasta mediados del XVIII, el Reino Unido y España fueron aliados naturales

Desde finales del siglo XVI hasta mediados del XVIII, el Reino Unido y España fueron aliados naturales. En 1566, cuando las tropas españolas invadieron Inglaterra durante la campaña de Isabel I contra Escocia, sólo lo hicieron por miedo a ser derrotadas por sus tropas. España no tenía ningún interés en apoderarse de Inglaterra.

Del mismo modo, al principio de su reinado, Jaime I quiso consolidar su base de poder incrementando el comercio con Francia a través de los puertos de Burdeos y La Rochelle y con Alemania a través del norte de Europa vía Hamburgo.

Esto implicaba burlar el monopolio español sobre la minería de plata en México y Perú, así como eliminar la competencia francesa por los mercados ingleses en industrias pañeras como el comercio de lana (véanse las dos secciones siguientes).

Para ello se alió con el rey Enrique IV contra Felipe III, que lo había heredado de su padre Felipe II al morir éste en 1598; ambos reyes compartían intereses similares a pesar de ser protestantes o católicos respectivamente porque ambos querían el control de importantes rutas comerciales.

La Compañía de las Indias Orientales de Inglaterra controlaba las importaciones de la India que incluían las especias; España controlaba las exportaciones de Sudamérica como el mineral de plata que formaba parte del sistema monetario británico de la época (es decir, se acuñaban monedas de oro de

Los británicos apoyaron la rebelión en los Países Bajos españoles

El Reino Unido apoyó la rebelión en los Países Bajos españoles, que se conoció como la Guerra de los Ochenta Años. La rebelión comenzó en 1566 y terminó con un tratado firmado en 1648.

La guerra se libró por la libertad religiosa y el poder político entre España y su territorio de Flandes.

Los españoles querían dominar importantes rutas comerciales y defendían su territorio

Los españoles querían dominar importantes rutas comerciales y defendían su territorio contra cualquier intrusión colonial. También deseaban expandir la influencia de su cultura y religión, que creían superiores a otras culturas y religiones.

Por ejemplo, cuando los británicos empezaron a comerciar con China a principios del siglo XVI, los españoles intentaron impedirlo enviando expediciones a Sudamérica en busca de oro.

Por el contrario, Inglaterra no tenía ningún interés en conquistar territorios o colonizar tierras extranjeras, sino que se centró en hacer crecer su economía a través del comercio con otros países.

Esta es la razón por la que Inglaterra se convirtió en una superpotencia económica mientras que España no: mientras que Inglaterra tomaba decisiones políticas basadas en lo que beneficiaría a sus propios intereses (como proteger sus rutas marítimas).

España se preocupaba en gran medida por mantener el control sobre sus colonias en lugar de centrarse en aumentar los beneficios de los acuerdos comerciales o ampliar los mercados para sus productos en el extranjero como hizo Gran Bretaña durante este periodo de tiempo (por ejemplo: exportar paños de lana).

La Guerra de Sucesión española marcó el punto álgido de la tensión entre España y el Reino Unido

La Guerra de Sucesión española se libró entre 1701 y 1714. Fue un conflicto que enfrentó a dos imperios europeos, el español y el francés, en un intento de determinar quién heredaría el trono de España. La guerra se libró en Europa y el norte de África, con la Francia de Luis XIV luchando por el control del territorio de su antiguo rival.

El Tratado de Utrecht negociado por Gran Bretaña al final de esta larga guerra estableció que Felipe V permanecería en su trono de por vida antes de ser sucedido por su hijo Carlos II (Carlos I), que gobernó desde 1724 hasta 1759, cuando murió sin heredero.

En las Guerras Revolucionarias Francesas y las Guerras Napoleónicas

En las Guerras Revolucionarias Francesas y las Guerras Napoleónicas que las siguieron, Francia fue un enemigo común para ambos países. España aportó dinero y soldados para ayudar a Gran Bretaña en su guerra contra Francia. A cambio, Gran Bretaña apoyó la lucha de España contra su propio movimiento revolucionario dirigido por el general José de San Martín.

Los dos países fueron aliados hasta 1823, cuando una disputa sobre reivindicaciones territoriales en Sudamérica puso fin a su cooperación durante varios años.

A pesar de haber salido juntos victoriosos en la Primera Guerra Mundial

A pesar de haber luchado juntos durante la Primera Guerra Mundial, España y Gran Bretaña siguieron siendo rivales a lo largo del siglo XX. En particular, ambos países tuvieron problemas con Gibraltar, territorio británico situado en el extremo sur de España, frente a Marruecos.

El gobierno español deseaba desde hacía tiempo recuperar el control de este lugar estratégico cercano a su línea costera. En ocasiones, las tensiones entre Londres y Madrid sobre la mejor manera de gestionar Gibraltar eran elevadas: si se le debía permitir la independencia total o si debía volver a formar parte de España (como querían algunos catalanes).

Aunque en su día fueron aliados, las tensiones entre España y Gran Bretaña persisten en la actualidad

En el pasado, España y Gran Bretaña fueron aliadas. Lucharon juntos en la Guerra de Sucesión Española (1701-14) para impedir el control francés sobre España. Sin embargo, una vez finalizada esta guerra, las tensiones entre ellos aumentaron y se convirtieron en enemigos durante un tiempo.

Tras la derrota de Napoleón en 1815, ambos países volvieron a colaborar estrechamente como parte de una coalición contra Francia en 1816 (la Cuádruple Alianza).

En junio de 1940, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania después de que ésta invadiera Polonia; la mayoría de los países europeos siguieron su ejemplo declarando también la guerra a Alemania, ¡excepto España!

Esto significaba que mientras Gran Bretaña estaba en guerra con Alemania, también tenían tropas luchando entre sí por Gibraltar: Soldados británicos defendiendo Gibraltar del ataque alemán mientras las tropas españolas lo ocupaban.

Aunque estos dos países mantuvieron en su día una sólida alianza, desde entonces se han convertido en enemigos. Las tensiones entre ellos siguen siendo evidentes hoy en día.

Latest articles

Descubre cómo la Agricultura Inteligente está revolucionando el sector agrícola

La Agricultura Inteligente ha surgido como una respuesta innovadora a los desafíos que enfrenta...

Descubre cómo las ciudades inteligentes están cambiando nuestro futuro

Las ciudades inteligentes y su impacto en el futuro En la era de la tecnología...

More like this

Descubre cómo la Agricultura Inteligente está revolucionando el sector agrícola

La Agricultura Inteligente ha surgido como una respuesta innovadora a los desafíos que enfrenta...

Descubre cómo las ciudades inteligentes están cambiando nuestro futuro

Las ciudades inteligentes y su impacto en el futuro En la era de la tecnología...

Descubre el poder de la personalización en línea

En la era digital en la que vivimos, la personalización en línea se ha...