InicioCocina y Recetas¿Qué recetas de comida casera para bebés recomendarías?

¿Qué recetas de comida casera para bebés recomendarías?

A la hora de alimentar a tu bebé, quizá te preguntes si la comida casera es mejor que la comprada en la tienda. La respuesta no es tan sencilla. Aunque no hay nada malo en utilizar alimentos en tarro para complementar la dieta de tu pequeño, las comidas caseras pueden ser más nutritivas y mejores para su salud a largo plazo. En este artículo, veremos por qué es ideal hacer tu propia comida para bebés, y cómo hacerlo.

Los alimentos para bebés pueden ser sencillos de hacer.

Los alimentos caseros para bebés pueden ser sencillos de preparar, pero hay que tener cuidado con la forma de almacenarlos y prepararlos. Aquí tienes algunos consejos:

  • Utiliza una batidora o un robot de cocina para mezclar los alimentos hasta conseguir la consistencia adecuada para tu bebé.
  • Mantén los calentadores y otros dispositivos de calentamiento fuera del alcance de los niños.

Empieza con alimentos suaves y de un solo ingrediente.

 

Los primeros alimentos del bebé deben ser blandos y fáciles de tragar. No añadas sal ni azúcar, ni tampoco especias o hierbas hasta que el bebé sea mayor. En lugar de mezclar los alimentos en puré con los cereales o los cereales de arroz, ofrézcale purés individuales de textura suave y sabor suave (¡sin ajo!). Esto ayudará a tu bebé a acostumbrarse a ciertos sabores antes de añadir otros nuevos.

Una vez que hayas establecido un buen patrón de alimentación para tu bebé (alrededor de los 6 meses), puedes empezar a introducir nuevos sabores gradualmente de uno en uno después de que cada comida haya sido bien aceptada por él/ella durante 3 días seguidos

Comprueba si hay alergias antes de probar nuevos alimentos.

Las alergias son frecuentes en los bebés y pueden provocar reacciones graves, incluida la anafilaxia. Las alergias a alimentos que son seguros para la mayoría de las personas pueden ser mortales.

  • Antes de introducir cualquier alimento nuevo a tu bebé, consulta con tu pediatra o médico de familia para asegurarte de que es seguro para la edad y el estado de salud de tu bebé.
  • Si estás amamantando e introduciendo alimentos sólidos, algunos alérgenos pueden pasar a través de la leche materna, así que habla con tu médico para que analice las heces del bebé antes de ofrecerle nuevos alimentos.

No añadas sal ni azúcar a la comida del bebé.

La sal y el azúcar no son necesarios para los bebés, y de hecho pueden ser perjudiciales. Aunque la sal es una parte natural de la leche materna y de la fórmula, no es necesaria después de los primeros meses de vida. Los bebés no necesitan el sodio adicional de los alimentos o la sal de mesa. Si preparas la comida del bebé en casa, evita añadir sal en las recetas o en la mesa. Muchos alimentos en tarro comprados en la tienda contienen azúcar añadido (normalmente jarabe de maíz de alta fructosa), así que si utilizas este tipo de productos, busca uno que indique «sin azúcar añadido» en la etiqueta.

Considera la posibilidad de invertir en una batidora o un robot de cocina, para poder mezclar la comida con la consistencia adecuada para tu bebé.

Cuando prepares alimentos para tu bebé, es probable que tengas que hacer puré, picar y licuar la comida. Para ello, necesitarás una buena batidora o robot de cocina.

Una buena batidora te ayudará a hacer purés suaves picando la fruta y la verdura en trozos diminutos que sean fáciles de digerir. Algunos tipos de licuadoras tienen características especiales, como un apagado automático cuando se calientan demasiado o una función que se apaga cuando el motor se sobrecalienta (lo que puede dañarlo).

Un buen robot de cocina dispone de accesorios para poder triturar carne, desmenuzar queso o cortar verduras con mucha facilidad. También tiene diferentes tamaños para diferentes tareas; por ejemplo, si quieres rallar algunas zanahorias pero no triturarlas hasta convertirlas en una pulpa blanda (como los alimentos para bebés), entonces elige un accesorio de tamaño pequeño para que sólo pasen pequeñas cantidades a la vez en lugar de que todo se pique en trocitos a la vez.

Mantenga los calentadores y otros dispositivos de calentamiento fuera del alcance de los niños.

Utilice un calentador de biberones para recalentar suavemente los alimentos sólidos preparados que hayan sido refrigerados o congelados. Considere la posibilidad de utilizar tiras de prueba con los dedos o un termómetro para comprobar la temperatura antes de servir los alimentos que se han calentado. No calientes la comida de tu bebé en el microondas.

Empieza con un solo ingrediente nuevo a la vez y vigila una posible reacción alérgica, como diarrea, sarpullido o vómitos. Continúa con ese alimento durante al menos tres días antes de introducir otro ingrediente nuevo.

Es importante introducir sólo un nuevo alimento a la vez para poder vigilar las reacciones alérgicas. Si introduces carne, aves o marisco, deja pasar al menos 3 días antes de introducir otro nuevo ingrediente. Si tu bebé ha tenido alguna reacción a un alimento en el pasado, puede volver a ser sensible a ese alimento aunque haya comido otros sin problemas. Espera a que sea mayor antes de volver a probar estos alimentos.

Exprima las frutas frescas, como los melocotones o las peras, a través de un molino de alimentos, un colador o un tamiz después de cocinarlas. Evite las frutas enlatadas en almíbar espeso.

Como su nombre indica, un molinillo de alimentos es un artilugio de cocina que tritura y separa las frutas y verduras de su piel. Es un poco como un colador, pero con agujeros más pequeños que los de un colador normal. Puedes comprar uno en la mayoría de las tiendas de utensilios de cocina; si no quieres invertir en uno, es posible que tu biblioteca local tenga uno que puedas tomar prestado gratuitamente.

Un colador o tamiz también es una opción eficaz: basta con pasar la fruta por él antes de cocinarla para eliminar las semillas, la piel u otros trozos no deseados.

Evita las frutas enlatadas en almíbar espeso porque contienen azúcar añadido (y nada bueno proviene de un exceso de azúcar).

Para los bebés mayores y los niños pequeños, prueba a mezclar purés de frutas y verduras con yogur y compota de manzana.

Con los bebés mayores y los niños pequeños, puedes mezclar purés de frutas y verduras con yogur y compota de manzana. Cuando el bebé tenga la edad suficiente, también puedes ofrecerle purés de carne, pollo y pescado con leche materna, fórmula o agua; de nuevo, añade sólo un ingrediente nuevo cada tres días para comprobar si hay alergias.

Asegúrate de utilizar leche pasteurizada si la dieta de tu hijo incluye productos lácteos. La leche cruda conlleva un riesgo de contaminación bacteriana que puede provocar enfermedades graves en los niños pequeños.

Las comidas caseras suelen ser más saludables que las compradas en la tienda.

  • La comida para llevar no siempre es más barata que la comida casera.
  • Las comidas caseras suelen ser más saludables que las compradas en la tienda.
  • Las comidas caseras son más nutritivas (y más sabrosas) que las compradas en la tienda.

Lo más importante que hay que recordar a la hora de preparar la comida del bebé es que no hay reglas rígidas. Depende de ti y del médico o pediatra de tu bebé, al que debes consultar si tienes alguna duda sobre la introducción de nuevos alimentos. Y recuerda que el hecho de que una receta pida compota de manzana no significa que sea la única forma de preparar manzanas para tu bebé. Puedes hacer puré de manzana utilizando manzanas enteras en lugar de hacerlas puré primero: sólo tienes que pelarlas, quitarles el corazón y cortarlas en trozos antes de hervirlas hasta que estén lo suficientemente blandas para que se hagan puré fácilmente al presionarlas contra una cuchara.

Latest articles

Descubre cómo la Agricultura Inteligente está revolucionando el sector agrícola

La Agricultura Inteligente ha surgido como una respuesta innovadora a los desafíos que enfrenta...

Descubre cómo las ciudades inteligentes están cambiando nuestro futuro

Las ciudades inteligentes y su impacto en el futuro En la era de la tecnología...

More like this

Descubre cómo la Agricultura Inteligente está revolucionando el sector agrícola

La Agricultura Inteligente ha surgido como una respuesta innovadora a los desafíos que enfrenta...

Descubre cómo las ciudades inteligentes están cambiando nuestro futuro

Las ciudades inteligentes y su impacto en el futuro En la era de la tecnología...

Descubre el poder de la personalización en línea

En la era digital en la que vivimos, la personalización en línea se ha...