InicioMotor y Coches¿Qué ventajas tiene tener 4 pedales en un coche?

¿Qué ventajas tiene tener 4 pedales en un coche?

La mayoría de los coches tienen tres pedales: freno, embrague y acelerador. Pero algunos tienen cuatro. ¿Para qué sirve el pedal extra?

Algunos coches tienen 4 pedales en lugar de 3. ¿Para qué sirve el pedal extra?

Mucha gente se lo pregunta, porque parece algo muy extraño. ¿Para qué quieres un pedal más si tu coche ya tiene tres? Bueno, hay varias razones por las que algunos coches tienen cuatro pedales en lugar de tres:

  • El cuarto pedal sirve como «freno de emergencia» si tienes que frenar de repente o detenerte rápidamente. Esto puede ser útil si estás en un atasco y no puedes evitar chocar con otro coche o persona(s).
  • Puedes utilizarlo presionándolo mientras conduces y soltándolo una vez que vuelvas a pisar el acelerador; esto aplicará algún tipo de fuerza de frenado para que tus ruedas no patinen mientras te detienes más rápido de lo que permitiría la velocidad normal sin causar ningún daño más allá de lo que ocurre cuando se conduce normalmente sin frenos aplicados.

Uso del 4º pedal

El 4º pedal es sólo para vehículos de transmisión manual. Le permite cambiar de marcha manualmente, sin utilizar el embrague. Esto significa que puedes cambiar de marcha más rápido que si pisaras el freno o el acelerador.

Si tu vehículo tiene una opción de cambio automático o sin embrague (como la mayoría de los coches más nuevos), entonces no habrá una opción de 4ª marcha en la caja selectora de marchas de tu coche o en el panel de instrumentos, ya que en este momento sólo disponen de automáticos de 3 velocidades.

Seguirás pudiendo activar el modo manual con sólo dos pedales (es decir, un pie en cada pedal y otra mano accionando las palancas situadas a ambos lados), pero ya no funcionará como cuando empezamos a conducir por aquel entonces.

El embrague moderno: una explicación

El embrague moderno es un sistema hidráulico que utiliza un ordenador para controlar el pedal del embrague. El ordenador utiliza sensores para controlar la posición del pedal del embrague y la velocidad de tu vehículo.

El ordenador también controla la transmisión automática y puede incluso activarla en determinados modos, como el modo de descenso o subida de pendientes.

El primer paso de este proceso consiste en un interruptor de encendido que indica al motor cuándo debe ponerse en marcha, pero también tiene otra función: parar/arrancar las revoluciones del motor cuando cambias de marcha.

Así es, el sistema eléctrico de tu coche tiene dos funciones: una es arrancar y la otra es reducir las revoluciones al cambiar de marcha.

Esto significa que tu sistema eléctrico necesita líneas de alimentación tanto calientes (en marcha) como frías (paradas) para que podamos utilizarlas en diferentes momentos dependiendo de lo que queramos de nuestro vehículo en cada momento.

 La mayoría de los coches manuales no utilizan pedal de embrague para engranar las marchas

El tipo de transmisión manual más común hoy en día utiliza una caja de cambios sin embrague. En este sistema, el embrague se sustituye por una transmisión automática que puede conectarse o desconectarse mediante un interruptor electrónico o una palanca accionada manualmente.

Las transmisiones manuales siguen existiendo en los coches con caja automática, pero ya no se utilizan tanto porque es posible engranar la marcha atrás sin utilizar ningún pedal.

El otro tipo de transmisión manual se llamaba sistema de «convertidor de par».

El convertidor de par es esencialmente un dispositivo lleno de fluido que permite que el eje de salida del motor y el eje de entrada de la transmisión giren a diferentes velocidades sin dejar de transmitir potencia de uno a otro (lo cual es necesario para avanzar).

Si alguna vez has conducido un coche antiguo con sobremarcha, habrás usado algo similar, pero menos eficiente que los diseños más modernos, ya que se basa en la fricción en lugar de engranajes reales dentro de la propia unidad.

Un coche con embrague tampoco tiene convertidor de par

El convertidor de par es un acoplamiento de fluidos que permite que el motor gire a una velocidad distinta de la de la transmisión. El convertidor de par se utiliza en los vehículos de transmisión automática, que tienen una caja de cambios automática y carecen de pedal de embrague.

Al pisar el acelerador, se producen dos reacciones: En primer lugar, la potencia va directamente a las ruedas motrices; en segundo lugar, aumentan las revoluciones del motor.

Como el motor gira más rápido que los engranajes de la transmisión (incluso con una caja de cambios automática), su fuerza de giro debe transferirse a través de un acoplamiento de fluidos llamado convertidor de par para que pueda acelerar tu coche hacia delante.

Los coches con cuatro pedales son vehículos de transmisión manual equipados con opciones de cambio automático o cambio sin embrague.

Si lo piensas bien, el coche de cuatro pedales es prácticamente igual que tu vehículo de tres pedales. Tiene un pedal de acelerador y dos de freno, como un coche normal.

La diferencia es que el cuarto pedal -el embrague- se sustituye por un cambio automático o sin embrague. Los vehículos automáticos utilizan convertidores de par en lugar de embragues para cambiar de marcha, mientras que el cambio sin embrague permite cambiar de marcha manualmente sin utilizar un pedal de embrague tradicional.

Por ejemplo, si pisas el acelerador en un coche automático y lo sueltas, no ocurre nada hasta que vuelves a pisarlo (no tienes que usar los dos pies).

Pero si lo intentas con un vehículo de transmisión manual equipado con un embrague hidráulico como la mayoría de los coches modernos actuales (y algunos más antiguos), no ocurrirá nada porque no hay forma de que la energía se almacene de otra manera que no sea a través de la fricción entre las piezas móviles del sistema de transmisión hasta que una de ellas deja de moverse (como cuando pisas el freno).

E incluso entonces, toda esa energía vuelve a entrar en juego cuando empiezas a acelerar de nuevo mientras frenas; son procesos inseparables; no existe tal cosa como «sólo frenar», ¡porque si existiera nadie podría dejar de conducir sus coches!

Un vehículo de cuatro pedales es un coche o camión de transmisión manual con opción de cambio automático o sin embrague. Esto significa que no hay pedal de embrague y que las marchas se cambian por ordenador en lugar de a mano.

Latest articles

Mitos sobre SEO que debes dejar atrás

El SEO está rodeado de mitos que pueden generar confusión y decisiones erróneas en...

Descubre cómo la Agricultura Inteligente está revolucionando el sector agrícola

La Agricultura Inteligente ha surgido como una respuesta innovadora a los desafíos que enfrenta...

More like this

Mitos sobre SEO que debes dejar atrás

El SEO está rodeado de mitos que pueden generar confusión y decisiones erróneas en...

Descubre cómo la Agricultura Inteligente está revolucionando el sector agrícola

La Agricultura Inteligente ha surgido como una respuesta innovadora a los desafíos que enfrenta...

Descubre cómo las ciudades inteligentes están cambiando nuestro futuro

Las ciudades inteligentes y su impacto en el futuro En la era de la tecnología...